Mitos & Leyendas

Valcárcel y sus misterios

Valcarcel cadiz
Escrito por Erdehoy

Valcárcel se construyo el siglo XVIII llamándose entonces el Hospicio de Santa Elena, se trataba de un asilo y psiquiátrico. En este edificio han pasado miles de personas a lo largo de los años:  pacientes, moradores, alumnos, trabajadores. Al principio cuando se trataba de un psiquiátrico se encontraban 87 pacientes que en menos de dos años pasaron a ser 176.

A lo largo de la historia el edificio ha sido alabado como modelo de institución pero también han sido muchas las voces que han denunciado , la crueldad de los celadores,el miedo, la tristeza, el hambre , el hacinamiento, y la conducta poco apropiada de los sacerdotes. Denuncias que nunca han sido probadas pero que siempre se escucharon en los rumores de la ciudad de Cádiz hasta la mitad del siglo XX. A partir de los años 70, que el edificio se convierte en colegio, es cuando se recogen historias de nostalgia y buenos recuerdos de los alumnos y profesores que albergaron el centro.

 


valcarcel

 

Con toda esta carga emocional durante tantos años son muchas las historias sobre sucesos extraños y fenómenos paranormales que han sucedido dentro de las paredes de este emblemático edificio de la ciudad de Cádiz. Pasos, sonidos extraños, llantos ,gritos, lamentos, puertas que se cierran, luces que se encienden y apagan solas, equipos eléctricos que se encienden si estar conectados a la red eléctrica y apariciones espectrales.

Un antiguo profesor del centro comentó en una ocasión lo siguiente: “el primero en abrir Valcárcel era un portero y el segundo en entrar era yo. Una vez me contó que vio a un cura deambular por el patio grande a la caída del sol, se extrañó y se acercó. Le preguntó que si se encontraba bien y el cura le dijo que estaba buscando la capilla, que no la encontraba. El portero, al que no le cuadró el tema, no quiso preguntarle más viendo lo extraño del sujeto, se dio media vuelta y se fue a la conserjería. Allí se giró y ya no vio al cura. Horas más tarde, con el bullicio de los críos y con la llegada de los profesores, le preguntó al jefe de estudios que si sabía de un cura que viniera a la capilla, pero nadie sabía nada de nada. Esta historia circuló durante mucho tiempo”.

Es curioso que también vigilantes de seguridad que trabajaron en el edificio, sobre todo en el turno de noche, no quisieran este destino ya que, según contaban, se escuchaba de todo.

Desconocemos la veracidad de estas historias pero desde luego nos parecen cuanto poco interesantes.

Sobre el autor

Erdehoy

Este comunicador sin remedio, nace, vive y se reproduce en Cádiz. Gran cocinero a ritmo de Rock'and'Roll y también aficionado a la mayoría de los deportes como el fútbol, la pesca o el rugby. Siempre tiene una anécdota o una historia que contar acerca de la ciudad donde vive, y en eso está.

Deja un Comentario