Actualidad Gastronomía

Ostras rizadas

Ostras-rizadas
Escrito por Erdehoy

Un grupo de empresarios de Conil están comercializando ostras rizadas, también conocidas como ostiones. Las están criando a 4 millas de la costa y están dirigidas al sector gourmet.

Estamos ante un nuevo tesoro de la provincia, otro producto de esos que se están produciendo en los últimos años y que dará que hablar: las ostras “Premium” de Cádiz. La gran ventaja es que las ostras rizadas se están produciendo a cuatro millas de la costa, en aguas muy limpias lo que permite que ni tengan que ser depuradas y puedan comercializarse inmediatamente después de haber sido sacadas del mar.

Las ostras rizadas se alimentan sólo de fitoflacton marino, de pequeñas partículas que flotan en el mar. Es una zona de corrientes y, por tanto, las aguas llevan muchas partículas. Esto hace que la alimentación de estas ostras sea buena y pura, ya que no llegan hasta ellos ninguna otra sustancia. Al final esto se traduce en dos cuestiones. Primero que los bivalvos crecen antes y que su sabor es puro a mar, una delicia.

La historia arranca en el año 2000 cuando un grupo de investigadores del centro de investigación de Los Toruños, un instituto regentado por la Junta de Andalucía y de gran prestigio por sus trabajos en acuicultura, comienza a experimentar con la cría de estos bivalvos. La idea, pionera entonces en Europa, era criarlos en alta mar. Se intenta en la zona de Rota pero no da resultado y entonces la Cofradía de Pescadores de Conil, interesada en introducirse en el mercado de la acuicultura, se interesa por el proyecto y lo desarrolla, con ayudas públicas.

Ostiones ostras rizadas

El proyecto se retoma a mediados de 2015, aunque esta vez con una fórmula diferente. Cinco empresarios pertenecientes a la cofradía deciden poner en marcha la Organización de Productores Acuícolas en mar abierto de Conil. El objetivo es comercializar ostras rizadas y también zamburiñas, con las que también trabajan ya. Asimismo están haciendo pruebas con almejas, aunque en este caso la idea está en fase menos avanzada.

En junio de 2015 se traen desde Francia unas “semillas”, pequeñas crías de ostiones para engordarlos en Conil. La sorpresa es que en pocos meses, apenas 5, ya algunos de los ejemplares alcanzaron talla comercial. De todos modos lo habitual es que los ostiones tengan que estar entre 6 u 8 meses en recipientes situados en mar abierto para que alcancen el tamaño que demanda el mercado. De todos modos el tiempo es mucho más corto si tenemos en cuenta que en los esteros, donde también se está criando este producto, tardan entre año y medio y dos años en alcanzar el tamaño deseado.

La comercialización se está haciendo a través de distribuidores. Por lo pronto lo están haciendo en España aunque están acudiendo a ferias que les han permitido ya contactar con importadores en Oriente Medio, Japón o Estados Unidos.

 

Sobre el autor

Erdehoy

Este comunicador sin remedio, nace, vive y se reproduce en Cádiz. Gran cocinero a ritmo de Rock'and'Roll y también aficionado a la mayoría de los deportes como el fútbol, la pesca o el rugby. Siempre tiene una anécdota o una historia que contar acerca de la ciudad donde vive, y en eso está.

Deja un Comentario