Cultura Mitos & Leyendas

Caballero Templario en Sanlúcar de Barrameda

Lapida Templaria D. Alonso Fernández de Lugo y Gutiérrez de Escalante
Escrito por Erdehoy

 

En la Iglesia de la Santísima Trinidad de Sanlúcar de Barrameda se encuentra la lápida del caballero templario D. Alonso Fernández de Lugo y Gutiérrez de Escalante.

Iglesia de la Trinidad en Sanlúcar

Iglesia de la Santísima Trinidad

la Orden del Temple, cuyos miembros son conocidos como caballeros templarios, fue una de las más poderosas órdenes militares cristianas de la Edad Media. Se mantuvo activa durante algo menos de dos siglos. Fue fundada tras la Primera Cruzada.

Su propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista.

La Orden del Temple creció rápidamente en tamaño y poder. Los miembros no combatientes de la orden gestionaron una compleja estructura económica dentro del mundo cristiano. Crearon, incluso, nuevas técnicas financieras que constituyen una forma primitiva del moderno banco.

El éxito de los templarios se vincula estrechamente a las Cruzadas. La pérdida de Tierra Santa derivó en la desaparición de los apoyos a la orden. Felipe IV de Francia, fuertemente endeudado con la orden y atemorizado por su creciente poder, comenzó a presionar al papa Clemente V con el objeto de que tomara medidas contra sus integrantes.

Un gran número de templarios fueron apresados, inducidos a confesar bajo tortura y quemados en la hoguera. Su abrupta erradicación dio lugar a especulaciones y leyendas que han mantenido vivo hasta nuestros días el nombre de los caballeros templarios.

La lápida de Sanlúcar de Barrameda, es el documento mas claro en piedra de la posterior presencia del Temple, una vez abolido la orden y perseguida a muerte.

lapida_caballero_templario_sanlucar_cadiz

La simbología de la lápida del Caballero Templario nos depara las claves de interpretación del mensaje en la misma.

la lápida y el sarcófago siempre han estado en el mismo lugar, manteniendo su curiosa orientación respecto a la entrada y el altar mayor.

Los templarios otorgaban especial importancia a la cruz de ocho puntas, denominada heraldicamente “Cruz de las Ocho Beatitudes”, que según diversos autores contenía en sí el alfabeto secreto de la Orden.

Otro detalle que refuerza esta teoría, es que el personaje elegido para representar al Caballero Templario iniciado emprende la obra alquímica trabajando con tres principios y cuatro elementos, simbolizados en las tres patas, en el que sólo uno de los rabos de los dos perros se alza entre las piernas del Mago o Alquimista, los dos ángeles y el Alfa y Omega, el Principio y el Fin, recordando al Mago, lo que él ya sabe: que hoy es el primero y el último día de la Creación, un proceso al que se suma el alquimista, cooperando con el Creador.

 

 

Sobre el autor

Erdehoy

Este comunicador sin remedio, nace, vive y se reproduce en Cádiz. Gran cocinero a ritmo de Rock'and'Roll y también aficionado a la mayoría de los deportes como el fútbol, la pesca o el rugby. Siempre tiene una anécdota o una historia que contar acerca de la ciudad donde vive, y en eso está.

Deja un Comentario