Cultura

Acueducto romano de Cádiz

Escrito por Erdehoy

El acueducto romano de Cádiz (Gades) es el más largo de la Hispania romana. Se tratan de más de 83 kilómetros que van desde los manantiales del Tempul, situado en la sierra de las Cabras, que pasan por Arcos de la Frontera, San José del Valle y la campiña Jerezana  hasta llegar a Cádiz para su abastecimiento.

Lucio Cornelio Balbo “el menor”, militar y político gaditano, descendiente de una gran familia acaudalada de comerciantes, fue quien el el siglo I a.C. promovió la construcción de este acueducto logrando que Roma pagara los fondos necesarios para su construcción.

Cádiz durante su etapa fenicia (Gadir) , se abastecía de agua gracias a las cisternas, pozos y fuentes que se construyeron en la ciudad. Con la ocupación romana al aumentar la población hizo necesario buscar otros suministros de agua.

Se trata de una de las construcciones más importantes del imperio romano ya que en su recorrido se salvan multitud de obstáculos como valles, montes, ríos, marismas y el mar. No hay que olvidar que Gades en esa época se trataba de una isla.

Para ello se construyeron diferentes sistemas de conducción como túneles, galerías subterráneas, sifones, tubos de piedra y puentes.

Las piedras y sillares que formaban el acueducto romano fueron utilizadas durante siglos para la construcción de casas, muros o torres.

En el Siglo XVII , Conde de O,Reilly, gobernador de Cádiz quiso restaurar el acueducto romano pero tras su cese se abandonó el proyecto. Lo que nos da una idea de la magnitud de esta gran obra romana ya que  después de tantos siglos se planteara su reconstrucción.

Al-Maqqarí, autor árabe de los siglos XVI y XVII nos da una descripción del acueducto: “Lo trajeron por el fondo del mar, en piedras horadadas en forma de macho y hembra. Cruzaron así los montes y, al llegar a los sitios bajos, edificaron unos puentes sobre arquerías. Atravesándolos así, y alcanzada la tierra mediana, volvían a la construcción mencionada, y cuando topaban con un terreno pantanoso construían una calzada sobre la que corría el agua. Así, hasta alcanzar el mar, en el que después entraba, para salir en la isla de Cádiz”.

 

Sobre el autor

Erdehoy

Este comunicador sin remedio, nace, vive y se reproduce en Cádiz. Gran cocinero a ritmo de Rock'and'Roll y también aficionado a la mayoría de los deportes como el fútbol, la pesca o el rugby. Siempre tiene una anécdota o una historia que contar acerca de la ciudad donde vive, y en eso está.

Deja un Comentario