Mitos & Leyendas

30 años del fenómeno Ovni en Conil

Fenómeno ovni en Conil, Cádiz.
Escrito por Erdehoy

 Hace ya 30 años del avistamiento ovni en Conil. A mediados del mes de septiembre de 1989, algunos vecinos de la localidad costera de Conil, en Cádiz, observan desde la playa de Los Bateles las evoluciones de unas extrañas luces.

Este fenómeno ovni se prolonga durante dos semanas, siempre a partir de las ocho o nueve horas de la tarde. La noticia trasciende y el viernes, 29 de septiembre, 5 amigos acuden a la playa para asistir al espectáculo de las silenciosas luces que se desplazan por la zona.

Sobre las nueve menos cuarto aparece sobre la vertical de los testigos una «media luna» con unas luces rojas en el interior. El semicírculo se dirige en silencio hacia el pueblo.

Al poco, también sobre las cabezas de los muchachos, surge otra luz. Esta lleva a cabo una serie de fogonazos a lo que responde una tercera luz ubicada sobre el puerto de la localidad gaditana.

Poco después, sentados en la arena y a unos cincuenta metros del agua, los amigos ven aparecer en la orilla a dos seres altos, de más de dos metros, luciendo unas vestiduras blancas y hasta el suelo. Las cabezas también eran blancas, sin pelo y sin caras.

Los humanoides, con los brazos pegados al cuerpo y unos andares torpes, se dirigen hacia el grupo. Cunde el pánico y los jóvenes huyen.

Los seres se detienen y, al poco, los muchachos hacen otro tanto. Se hallan a veinte o treinta metros. Los seres giran y dan la espalda a los cinco testigos. Parecen observar la luz roja que permanece inmóvil sobre el puerto de Conil.

los vecinos ven caer lo que denominan una «estrella fugaz». Es una luz pequeña, como una pelota de tenis y de un color blanco-azulado. Surge a escasos metros sobre las cabezas de los seres y se esfuma cuando parecía que iba a chocar contra ellos.

Los dos seres se sientan en la arena y excavan un pequeño montículo a su alrededor. La «muralla» tiene forma de herradura. Al levantarse ahora son un hombre y una mujer, aparentemente normales dirigiéndose hacia el pueblo y perdiéndose entre las calles.

Sobre el agua descubrieron algo que parecía una «nube». Se acercaba a la costa a gran velocidad. Al llegar a la orilla distinguieron a otro ser mucho más alto, alrededor de tres metros, vestido de negro y con una monstruosa cabeza en forma de pera invertida.

No tocaba la arena. Se deslizaba a una cuarta del suelo y a gran velocidad. Dos de los muchachos salieron tras él  ante el desconcierto del resto del grupo el humanoide de negro se gira dando la cara a los jóvenes.

Los ojos eran como dos huevos negros y la cabeza, enorme, parecía una pera al revés. El espanto nos obligó a huir… El ser de negro se perdió en la oscuridad y las luces que habían permanecido en lo alto, intercambiando destellos, desaparecieron igualmente. Eran las nueve y media de la noche.

El GEIFO ( Grupo Español de Investigación del Fenómeno Ovni ), investigó el caso.

Un caso tan delicado como espectacular no tardó en atraer la atención de los investigadores y periodistas.

El 16 de octubre de ese mismo año ( 1989 ), el GEIFO ( Grupo Español de Investigación del Fenómeno Ovni ) se apresuraba a comunicar a la Prensa que los supuestos incidentes ovni en Conil no eran otra cosa que un «error de identificación por parte de los testigos».

El Diario de Cádiz , ingenuamente, dió por buena la investigación de los «geifos» y ese 16 de octubre zanjaba el asunto con el siguiente titular : » Los extraterrestres de Conil eran simples operarios británicos que colocaban un cable telefónico».

 

Fuente: www.planetabenitez.com

 

 

 

 

Sobre el autor

Erdehoy

Este comunicador sin remedio, nace, vive y se reproduce en Cádiz. Gran cocinero a ritmo de Rock'and'Roll y también aficionado a la mayoría de los deportes como el fútbol, la pesca o el rugby. Siempre tiene una anécdota o una historia que contar acerca de la ciudad donde vive, y en eso está.

Deja un Comentario